La piel del tambor, novela de Arturo Pérez-Reverte

La piel del tambor, novela de Arturo Pérez-Reverte
La piel del tambor, novela de Arturo Pérez-Reverte

La piel del tambor, novela de Arturo Pérez-Reverte, es un relato que no concreta del todo las expectativas que genera. De todos modos la historia es entretenida y atrapa al lector hasta el final

 

La novela de Arturo Pérez-Reverte, La piel del tambor, promete más de lo que cumple. 

En la contratapa del libro se puede leer lo siguiente:

«Un pirata informático que se infiltra en el Vaticano. Una iglesia barroca, en Sevilla, que mata para defenderse. Tres pintorescos malvados que aspiran a mantener viva la copla española. Una bella aristócrata andaluza. Un apuesto sacerdote-agente especialista en asuntos sucios. Un banquero celoso y su secretario ludópata. Una septuagenaria que bebe coca-cola. La tarjeta postal de una mujer muerta un siglo atrás. Y el misterioso legado del capitán Xaloc, último corsario español, desaparecido frente a las costas de Cuba en 1898».

«Con esos ingredientes, Arturo Pérez-Reverte construye en La piel del tambor una ingeniosa, compleja y fascinante trama novelesca. Con su imaginación desbordante, su espectacular dominio de la ingeniería narrativa y de los diversos géneros superpuestos -misterio, policíaco, historia, romanticismo, aventura, folletín- el autor nos sumerge sin aliento en una historia que corta al lector cualquier posible retirada, arrastrándolo a un enigma cuya clave se esconde a la sombra de los viejos muelles del Guadalquivir; donde todavía hoy, en las noches de luna llena, sombras de mujer agitan sus pañuelos y goletas tripuladas por fantasmas siguen zarpando rumbo a las Antillas».

Es cierto que la novela tiene su ingenio, pero la trama cada vez se empobrece más con el correr de las páginas, los personajes comienzan a diluirse y sus intereses despiertan más dudas que respuestas durante el relato. ¿Qué mueve al supuesto asesino a asesinar? Nunca queda claro en la novela. La narración se vuelve por momentos extensa y podríamos decir que para un libro de 600 páginas, muchas de ellas sobran. 

En un instante pareció que podía adentrarse al mundo de Los Templarios y del misticismo masónico, pero lentamente nos vamos dando cuenta que eso no se plasma en el texto.

Por supuesto que no se le puede pedir a la obra que tenga la acción de La Espada de Elohim, Latidos del Fuego, pero uno se va quedando con la espina de que podría pasar algo más, algo más inquietante o profundo para un libro tan extenso.

La prosa de Arturo Pérez-Reverte es cálida, fluida, transparente. En esta oportunidad lo que no se vio en un nivel alto fue la trama y el destino de los personajes, llegando al cierre del relato donde el lector sigue esperando algo que trascienda el texto, una emoción más honda o un mensaje más removedor. Nada de eso llega al cerrar el libro.

Sí podemos decir que la intriga de saber la identidad del hacker y del asesino te mantiene en vilo hasta el final. Ese podríamos decir que es el gran mérito de La piel del tambor.

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.