El Hijo del Sol Túpac Amaru, novela de Daniel Mastroberardino

El Hijo del Sol Túpac Amaru, novela de Daniel Mastroberardino

El Hijo del Sol Túpac Amaru, novela de Daniel Mastroberardino

El Hijo del Sol Túpac Amaru, es una novela escrita por Daniel Mastroberardino a modo de homenaje al último gran inca que se reveló ante los españoles

 

El Hijo del Sol Túpac Amaru, el último inca, es una novela que nos muestra la historia de una figura emblemática del continente americano.

Esta novela pretende rememorar los hechos más importantes de Túpac Amaru: su llegada al Cuzco con apenas trece años, tras la muerte de su padre, la vida estricta y amenazante en el colegio jesuita de San Francisco de Borja, su amor inigualable por Micaela Bastidas Phuyuqhawa, las espléndidas festividades de Corpus Christi, las gestiones infructuosas ante autoridades gubernamentales y eclesiásticas para corregir las condiciones miserables de los habitantes de la Sierra y, finalmente, la imponente insurrección quechua que comandó hasta su último suspiro.

Túpac Amaru, el último inca, logró armar un ejército que inició su ofensiva apresando al corregidor Arriaga y casi logra la victoria durante el sitio del Cuzco. Sin embargo el sitio culminó con una derrota arrolladora.

El Hijo del Sol Túpac Amaru fue apresado junto a su familia y sus capitanes. En torno a su figura, la novela refleja una galería de personajes que va revelando las características principales de la sociedad andina de fines del siglo XVIII. 

José Gabriel Condorcanqui Noguera, conocido históricamente como José Gabriel Túpac Amaru, nació en el mes de marzo de 1738, en el día 19, en Perú. Tu ejecución se produjo el 18 de mayo de 1871.

Túpac Amaru, en el idioma original quechua, significa «serpiente resplandeciente». Según relatan los libros de Historia, el último inca tenía un origen mestizo en el que confluía la sangre indígena con la criolla.

«Descendía de Túpac Amaru I, último Inca de Vilcabamba quien fue ejecutado por los españoles en el siglo XVI. Además, a la muerte de su padre, hereda el curacazgo de Surimana, Tungasuca y Pampamarca. Era adinerado y se dedicaba al comercio ya que poseía un negocio de mulas​. Por otro lado, fue criado (hasta los 12 años) por el sacerdote criollo Antonio López de Sosa y luego en el Colegio San Francisco de Borja, mostró preferencia por lo criollo llegando a dominar el latín y a utilizar refinadas vestimentas hispanas​. Sin embargo, posteriormente se vistió como un noble inca, hizo uso activo de la lengua nativa quechua en su vida y proclamas, y fue excomulgado por la Iglesia católica​.»

Vale destacar que fue el primero en pedir la libertad de toda Hispanoamérica de cualquier dependencia de España, implicando esto no solo la mera separación política sino la eliminación de diversas formas de explotación indígena.

Tras la terrible derrota en la  batalla de Checacupe las fuerzas españolas lo encadenaron, lo montaron a una mula y lo llevaron a Cuzco. El 18 de mayo de 1871 llegó el día de su ejecución.

«Atáronle a las manos y pies cuatro lazos, y asidos estos a la cincha de cuatro caballos, tiraban cuatro mestizos a cuatro distintas partes: espectáculo que jamás se había visto en esta ciudad. Intentaron por mucho tiempo pero no pudieron absolutamente dividirlo después que por un largo rato lo estuvieron tironeando, de modo que lo tenían en el aire, en un estado que parecía una araña».

Finalmente, tras la poca eficacia del castigo, se resolvió su decapitación.

Tras su muerte, el cuerpo del último inca fue despedazado; su cabeza fue colocada en una lanza exhibida en Cuzco, sus brazos en Tungasuca y Carabaya, y sus piernas en Livitaca y en Santa Rosa. De la misma manera despedazaron los cuerpos de su familia y seguidores, y los enviaron a otros pueblos y ciudades.

Su nombre y su leyenda trascendieron su muerte y el simbolismo de su lucha fue tomado por diversos grupos americanistas. Es el caso del Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros, en Uruguay, donde uno de sus líderes principales fue el ex presidente José Mujica, en los años previos al Golpe de Estado en ese país.

La novela Hijo del Sol Túpac Amaru nos brinda una mirada singular sobre la historia del último inca. La narrativa no nos resultó muy cómoda y la prosa por momentos se vuelve lenta y confusa. Pero con el correr de las páginas uno entiende mejor al escritor y es atrapado por los imponentes acontecimientos.

Sin dudas que es una historia hermosa de conocer!

 

Gracias por recomendarnosShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Daniel dice:

    Me gustó la reseña. Mu bien escrita y articulada. Completa, interesante, crítica. Reflejo de un lector inteligente.
    Lo agradezco.
    Soy el autor de la novela.

    • Libros Libros dice:

      Cómo estás Daniel?

      Una verdadera alegría representa para nosotros que hayas leído nuestra reseña.

      Si te parece apropiado nos gustaría enviarte unas preguntas sobre el personaje de tu novela a modo de entrevista.

      Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *