Origen: la última novela de Dan Brown

Origen: la última novela de Dan Brown

Origen: la última novela de Dan Brown

 

Origen: la última novela de Dan Brown, sin dudas que no es de las mejores obras del destacado autor, pero conforma una solidez narrativa más que interesante y por supuesto, sabe entretener con un relato siempre atrapante y que despierta mucha curiosidad.

 

 

 

Origen es la última novela de Dan Brown, publicada y muy promocionada desde el 2017. El reconocido escritor de El Código Da Vinci o La Conspiración no logra estar a la altura de sus obras anteriores. Por momentos da la sensación que está escribiendo por un contrato y no por pasión o por su amor al relato. Por supuesto que podemos estar equivocados, pero es lo que nos genera la última novela de Dan Brown.

Origen tiene como era de esperar al principal protagonista del escritor, Robert Langdon, quien en esta oportunidad deberá trasladarse a España, y será perseguido, como también era de esperar, por un enemigo que se supone, como también era de esperar, se descubrirá en el final.

Para aquellos amantes de la obra de Brown, en esta novela se va perdiendo la sorpresa inicial. El escritor se mantiene en su esquema narrativo, ese que le ha provisto de muchos éxitos e innumerables reconocimientos literarios, pero que ya se vuelve cada vez más previsible. En lo personal a la mitad de la novela ya me di cuenta de quien era el responsable de las muertes que sucedían en el relato, cosa que antes no ocurría.

En la última novela de Dan Brown se vuelven a aplicar herramientas de sus libros anteriores. La historia se basa en pocas horas y la novela se estira a más de 600 carillas, innecesarias. El autor estira mucho el relato sin que haga falta. Lo estira tanto que como dijimos, nos damos cuenta del final mucho antes.

De todas maneras Origen es un libro que vale la pena leer. En primer lugar se mantiene intacta la capacidad del escritor de acercar al lector con una simbología antigua y además con información tecnológica de útlima generación.

Es cierto que abusa de la expectativa. Es su principal virtud en todas sus obras. Y por momentos tal abuso aburre un poco al lector. Pero en su última novela Dan Brown pretende responder dos preguntas primordiales del ser humano y que ha despertado dolores de cabeza interminables para muchos filósofos: ¿de dónde venimos y hacia dónde vamos? Ambas son las interrogantes que configuran el eje de la novela y en la que el autor se arriesga a dar un visión de una y otra con relativo éxito.

De todos modos, y como finalmente ocurre con muchos pensadores, el autor no corre muchos riesgos como se pensaba. Es cierto que va generando polémica acerca del rumbo de las religiones y su función social. Se van a apreciar juicios contundentes sobre el rol de las religiones en el mundo, como “el sistemático asesinato, encarcelamiento y denuncia de algunas de las mentes científicas más brillantes de la historia que ha llevado a cabo la Iglesia católica a lo largo de los siglos ha retrasado al menos en cien años el progreso de la humanidad”. Sin embargo, ese juicio a las religiones, no necesariamente lleva a cuestionar a Dios. Más bien en el cierre, luego de toda la explicación científica sobre “de dónde venimos y a dónde vamos”, el protagonista se plantea la interrogante de dónde surgieron las leyes naturales, como la ley de gravedad. Con solo esa interrogante, planteada al final del relato, como si nadie se hubiera dado cuenta antes de lo que sucedía, el autor no corre riesgos ideológicos y termina cuestionando formas y no contenidos, llevando el debate a una muerte lenta.

A pesar de todo lo que decimos, recomendamos la última novela de Dan Brown para leer. Origen tiene consideraciones interesantes, el relato es atractivo como los otros libros del autor, la expectativa acelera la lectura y la información que utiliza es válida para pensar y discutir, al menos con nosotros mismos.

Así que a seguir leyendo!!!

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *