Los temores de los exiliados cubanos de los años 60 (segunda entrega de V. M. Bongutz)

UN PUENTE SE DERRIBÓ, OTRO SE ESTÁ CONSTRUYENDO (1960/2014). Nuevo libro de V. M. Bongutz!!!
UN PUENTE SE DERRIBÓ, OTRO SE ESTÁ CONSTRUYENDO (1960/2014). Nuevo libro de V. M. Bongutz!!!

Los temores de los exiliados cubanos de los años 60. Segunda entrega del nuevo libro de V. M. Bongutz: Un puente se derribó, otro se está construyendo (1960/2014).

 

 

Los temores de los exiliados cubanos de los años 60


Para tener una idea de los argumentos en los que se fundamenta esta historia debemos conocer las opiniones y las razones expuestas por los exiliados cubanos de antaño ante el pretendido perdón propiciado en los años 90 por facciones de dentro y fuera de la Isla. Nuestro protagonista que había reunido un amplio dossier sobre estos temas se ofreció a informarme sobre este particular y durante una de tantas reuniones que mantuvimos me puso al corriente sobre los motivos alegados por esos viejos cubanos.

En uno de mis encuentros con Jin, me entregó una serie de escritos que había recopilado durante los últimos años y que le fueron enviando sus amigos cubanos que tenían fijada su residencia en diversos países, y con ello completó un primer dossier de los últimos años vividos por estos exiliados, además, añadió los sucesos acaecidos en Cuba en los más de cincuenta años de permanencia en el poder de los Castro.

Al efectuar una primera lectura los encontré lo suficientemente interesantes como para plasmarlos en una novela, en estos documentos estaban recogidos todos los acontecimientos de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba en el periodo de 1960 a 2014 y además, en esos primeros escritos estaban reflejadas las opiniones que sus amigos mantenían en referencia a la pretendida indulgencia entre los cubanos de ambas orillas del Estrecho de Florida, pero debo añadir que la mayoría de los juicios emitidos eran desfavorables a ese acercamiento y ello se reflejaba por los sufrimientos y penurias que habían padecido los primeros asilados y por el lado isleño por lo que están pasando el conjunto de los ciudadanos de la Tierra Mambisa.

Haciendo alusión a esos escritos, comenzaré por el principio, o sea por los años 60, y ello me lleva al puerto de Barcelona y a un trasatlántico que se encontraba en sus muelles por esas fechas, y a un joven oficial de la Marina Mercante, pero de eso han trascurrido muchos años: Efectivamente, han pasado muchos años desde que Jin se encontraba como oficial en ese
trasatlántico español que mantenía la ruta desde Barcelona, como puerto base, y La Habana como final de singladura, cuya finalidad era repatriar a los españoles y cubanos que habían solicitado asilo en España y en otras repúblicas sudamericanas. Durante esas largas travesías nuestro protagonista conoció a infinidad de pasajeros que viajaban hacia el exilio, con algunos mantuvo una amistad a lo largo de todo este tiempo y con unos pocos inclusive la ha conservado hasta estos días, algunos de ellos ya han fallecido, pero como dice su amigo Miguel: “ese suceso es como la vida misma”.

Durante su carrera como marino realizó varios cambios de buque, bien por que ascendía en el escalafón de la naviera o por que se trasladaba a otra compañía con mejores perspectivas para su carrera profesional, pero a pesar de esas alteraciones en su vida, siempre estuvo relacionado con esos primeros exiliados o con sus familiares, pues había nacido entre ellos un vinculo de una fuerte amistad y es por ello que se mantenían en contacto y al tanto de los acontecimientos acaecidos en la Isla y las repercusiones que tenían que ver con ella, especialmente sobre las relaciones entre los Estados Unidos y esa República Caribeña.

Pero ahora hagamos un paréntesis, situémonos en el año 2012 y tomemos algunos comentarios que me realizó Jin cuando nos vimos en Barcelona, donde me explicó que tenía conocimientos por una fuente cercana al ejecutivo habanero de que se estaba propiciando una aproximación de posturas entre los gobiernos estadounidense y cubano, al poco tiempo de haberme efectuado esa confidencia se publicó la noticia que confirmaba ese deshielo entre los dos países.

Cuando se hizo público el acercamiento entre Washington y La Habana, ya él me lo había comentado de manera confidencial y sabía que se estaban celebrando esas conversaciones, así mismo le habían informado que con anterioridad se habían producido de forma extra oficial unas reuniones tendentes a buscar un entendimiento entre las dos naciones, además se podría añadir que desde las primeras intervenciones estuvieron presentes las grandes corporaciones y algunos asesores cercanos al gobierno. Sin embargo, en esos primeros encuentros no se vieron involucrados directamente los ejecutivos gobernantes, y precisamente entonces fue cuando algunos de sus amigos de Miami y Nueva York tuvieron los primeros indicios de que algo se estaba fraguando en las altas esferas de las dos repúblicas, esas sospechas se confirmaron al percatarse de los contactos de algunas personalidades ligadas al poder legislativo de ambos gobiernos y eran más que suficientes para indicar que algo grande iba a suceder entre las dos países, de estas deducciones y de los temores que intuían los exiliados más viejos del lugar hicieron participe a nuestro protagonista.

Desde el momento en que a Jin le llegó esta noticia se propuso conocer lo que se estaba tejiendo entre bambalinas de los dos ejecutivos y para ello movió a todos sus conocidos, tanto en el exilio como en la propia Cuba. Pero volvamos a un encuentro posterior con Jin de hace solo un par de años: En los primeros días del mes de diciembre de 2013, nuestro protagonista me comunicó que iba a realizar un viaje a Barcelona para resolver una serie de cuestiones particulares, por lo que le propuse encontrarnos en la ciudad durante esos días. Cuando Jin concretó las fechas se puso en contacto conmigo, y precisamente en esas fechas yo me encontraba en la Ciudad Condal para entregar, a una editorial de esa ciudad catalana, un manuscrito sobre las penurias y las vicisitudes de los exiliados cubanos durante los años 1959 a 1963.

Durante ese encuentro charlamos sobre el asunto del acercamiento de las dos naciones; de aquella conversación saqué como conclusión que nuestro marino estaba bien enterado de ese tema, por lo que le transmití mi interés por esa cuestión. Nuestro protagonista, ante mi disposición de conocer sobre el particular, me prometió que me iría enviando lo que había reunido y lo que fuera recopilando sobre estos hechos; concluido ese primer encuentro, quedamos para vernos al día siguiente una vez que Jin solucionara el resto de sus asuntos.

Cuando nos reunimos al día siguiente, me dijo que en esa tarde había estado hablando con varios exiliados cubanos con los que mantenían una buena amistad desde los años 60, y me relató la siguiente crónica: Ante la promesa que te hice de facilitarte información sobre el tema del que hablamos ayer, después del almuerzo aproveché esas horas para reunirme y charlar con varios exiliados cubanos de la época de la repatriación que aún viven en la ciudad, a esta tertulia se unieron algunos conocidos más de esos tiempos, entre ellos se encontraba mi amigo Miguel. Al iniciar las charlas de esa tarde se abordó el tema de que existía la posibilidad de un acercamiento entre las dos naciones, y fue precisamente uno de mis amigos cubanos quién me trasmitió un informe que le había llegado desde Miami, en el cual se contemplaba la probabilidad de producirse, en el próximo año, un primer anuncio donde se preveía el comienzo de las conversaciones entre los dos gobiernos.

Antes de empezar a relatar de lleno los pormenores de ese deshielo, les voy a referir la reacción de nuestro marino cuando conoció la noticia de ese acontecimiento, lo que sucedió en el año anterior a nuestro encuentro. Al recibir tan sorprendente novedad, Jin se interesó por esa buena nueva y se propuso recopilar las opiniones de los exiliados que conocía y cómo afrontaban esa posibilidad, algunos le expresaron su disconformidad porque pensaban que no se había tenido en cuenta el comportamiento del régimen cubano a lo largo de todos estos años y los principales acontecimientos ocurridos en los más de diez lustros de la implantación de la dictadura comunista en Cuba; y lo que más les extrañaba, el porqué de ese cambio tan repentino en esos precisos momentos. Ante estos y otros comentarios Jin quiso obtener todas las opiniones de los protagonistas
de dentro y fuera de la Tierra de Martí, para ello se apoyó en su amigo miliciano y le preguntó: ¿Miguel, por qué no me cuentas lo que sabes de esa propuesta entre las dos naciones? Pero él ex combatiente le contestó: Jin, primero debemos ser conscientes de cómo se han comportado los hermanos Castro durante los más de cincuenta años de mandato, no solo en el aérea del Caribe, de Centro y de Sudamérica, donde han tratado de exportar su revolución a unos cuantos países de esa parte del Continente, sino también en las diferentes guerras donde han participado, los graves incidentes de espionaje en los Estados Unidos y la vinculación de Fidel como el chico de los recados de la Unión Soviética; todos estos hechos se desarrollaron después de la crisis de los misiles y son bien conocidos por todo el mundo.

La repuesta de nuestro marino no se hizo esperar y le dijo: Adelante con tu relato.

Gracias por recomendarnosShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *