El enigma sagrado: libro sobre la estirpe de Jesús

El enigma sagrado: libro sobre la estirpe de Jesús

El enigma sagrado: libro sobre la estirpe de Jesús

 

El enigma sagrado es un libro atrapante y que nos llena de incertidumbres y reflexiones acerca de la historia que hemos incorporado desde nuestra niñez. ¿Jesús tuvo descendencia y perdura hasta el día de hoy?

 

 

El enigma sagrado de los investigadores Michael Baigent, Henry Lincoln y Richard Leigh fue publicado en 1982 tras varios años de estudios y entrevistas a diversos protagonistas. La conclusión principal que se puede extraer del libro es que Jesús estuvo casado con María Magdalena, tuvieron hijos y de allí en más se configuró un linaje que se mantiene vivo hasta el día de hoy.

Como dijimos el libro fue publicado en 1982 pero logró su mayor exposición en los primeros años del 2000, tras la publicación de la novela de Dan Brown, El Código Da Vinci. De hecho el autor de esa novela, que fue una de las más vendidas a lo largo de la historia, fue acusado de plagio por los investigadores que publicaron El enigma sagrado. El juicio, que se definió a comienzos del 2007, resultó favorable para Brown. El juez desestimó el caso y los autores que iniciaron la denuncia debieron abonar 900 mil libras.

Pero ese no fue el único juicio significativo para el libro El enigma sagrado. En el año 2000, antes de que la novela El Código Da Vinci sea publicada con tanto éxito, en un tribunal francés un tal Pierre Plantard confesaba haber inventado la existencia previa del Priorato de Sión. ¿Qué tiene que ver esto con el libro? Es trascendente. Una de las fuentes principales de la obra fue Plantard, quien afirmó pertenecer a la orden del Priorato de Sión y ser descendiente directo de Jesús, reclamando el trono de Francia. En los hechos, la confesión de Plantard significó un duro golpe para los tres investigadores del libro, fundamentalmente en que su teoría se basaba en la existencia del Priorato. 

Si la confesión de Plantard fue verdadera, los pilares del relato de la obra se cayeron a pedazos tras el juicio.

Sin embargo, más allá de la veracidad o no de las palabras de Plantard, existe un sentido autónomo de la obra donde podemos recorrer parte de la historia de Jesús desde una mirada totalmente nueva, válida e intrigante.

Es decir, la posibilidad histórica de que Jesús estuviera casado con María Magdalena y de esa unión haya existido descendencia, es muy factible. De esa hipótesis de investigación continúa un asombro periplo en la historia que tiene que ver con la dinastía merovingia, los cátaros y los templarios.

Hay diversas fuentes historiográficas que ubican a María Magdalena en la región de Marsella, Francia, tras la partida de Jesús. Pero Margía Magdalena no llegó sola. De hecho El Santo Grial, protegido por los cátaros y los templarios, podría simbolizar el concepto de «sangre real», es decir, descendientes de Cristo Jesús.

Los merovingios habrían surgido de las uniones matrimoniales de los descendientes de Jesús y María Magdalena con los francos, hasta la «traición» y llegada de los carolingios por parte de Pipino el Breve y luego Carlomagno en el año 800.

A partir de ese momento, es decir, tras la pérdida de poder de los merovingios, habrían surgido órdenes y organizaciones que defendían el derecho al trono de los merovingios y por lo tanto el derecho divino de los descendientes de Jesús.

Una de dichas órdenes fueron los templarios. Y aquí, en este instante de la obra, es donde el relato puede desmoronarse por el juicio de Plantard en el año 2000. ¿Por qué? Porque para los tres investigadores los templarios fueron creados por el Priorato de Sión para hallar y proteger pruebas en Tierra Santa que confirmen la existencia de un linaje de Jesús.

En teoría esa prueba o documentos podrían estar en la iglesia de Rennes-le-Château, Francia, donde la leyenda asegura que allí se esconde un secreto imponente.

Lo cierto es que el libro, más allá de la validez o no del Priorato de Sión, nos obliga a recorrer con una mirada diferente la vida de Jesús, formulando preguntas e interrogantes que nos hacen reflexionar en cada segundo de lectura. ¿Tuvo hijos Jesús? ¿Realmente murió en la cruz? ¿Realmente nunca se opuso al imperio romano? O podría ser que Jesús unificó con el matrimonio con María Magdalena la casa de David con la de Benjamín y eso lo volvía un aspirante real al trono del pueblo judío.

Esta es otra de las hipótesis que se plantean en El enigma sagrado y bien vale la pena profundizar en ella.

 

 

Gracias por recomendarnosShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *